En medio del estrés de los exámenes hemos podido disfrutar de un fin de semana de tranquilidad, amistad y diversión.  Llegamos a Galapagar el viernes  10 donde nada más llegar nos pusimos manos a la obra para preparar el campamento 2019. Tuvimos una pequeña charla con la que iniciamos oficialmente estas jornadas. El sábado 11 tuvimos un muy buen ambiente, disfrutamos con la auténtica paella valenciana y un par de cervecitas para despejarnos de la rutina y olvidarnos un poco de los exámenes. Tras la comida y algún que otro juego seguimos con la preparación del campamento. Al día siguiente, domingo 12, tras asistir a la misa en Colmenar Viejo, puntualizamos y ultimamos algunas cositas y con ello dimos fin a estas jornadas, que como siempre son excepcionales y de donde salen muchos frutos tanto para el campamento como para nuestra vida de testigos de la Fe y del carlismo.