Jornadas de Navidad CB 2016

La semana pasada tuvimos la suerte de disfrutar de unas geniales convivencias de formación en Navacerrada. Fueron días geniales para consolidar ideas y dejar que surgieran nuevas preguntas. Antes de ir, no era consciente que habría tanta gente joven interesada en luchar por sus verdaderas raíces. Hablando con cada uno de ellos sentías que tu trabajo de “evangelización” tenía sentido, ya que cada vez que en una conversación tu intentabas defender el tradicionalismo lo mejor que podías, seguramente estabas haciendo posible que alguien se diera cuenta de entrar en política no trata solo de votar al mal menor. Mucha gente católica es carlista y aún no lo sabe, los prejuicios o la ignorancia les hacen pensar que la fe no debe unirse a la política, pero en estas convivencias, donde reinaba Cristo, los jóvenes celebrábamos Misa, rezábamos el Santo Rosario y lo ofrecíamos todo por España, por la vendida del Reino de Cristo.

 

Los jóvenes de nuestra generación sabemos que se nos ha confiado una gran responsabilidad y queremos que nos ayuden a aprender a defendernos, a tener la suficiente formación moral y criterio para no dejarnos llevar por su lenguaje y la confusión que te asalta cuando el enemigo te lleva a su terreno. Vivimos tiempos difíciles, la persecución nos llega sutilmente, desde las pantallas o los colegios, las balas de cañón se han convertido, por ejemplo, en ideología de genero, y esas armas son difíciles de combatir. La formación de jóvenes cristianos es imprescindible. Salimos de las convivencias con ganas de ganar España para Él. Nos han enseñado a llenar los corazones de los jóvenes de ideales que valgan la pena, de luchar de verdad por conservar una España católica, defensora de Dios, nuestras tradiciones, la familia… 

¡Esperamos, llenos de alegría, ser dignos soldados de nuestro Rey! VCR